¿Por qué mi perro huele a pescado?

No es ningún secreto que los olores de los perros machos o hembras pueden ser notablemente peores que los de otras mascotas. A los perros les encanta salir, nadar, revolcarse en el barro o jugar con otros perros. En general, ¡les encanta divertirse! Lo que no aman, a diferencia de los gatos, es mantenerse limpios.

La vida alegre de un perro significa que a menudo los perros pueden comenzar a oler. Necesitan la ayuda de su dueño para mantenerse limpios. Si bien se limpiarán solos hasta cierto punto, prefieren estar sucios que limpios. Entonces, para evitar esos olores a perro, debes lavarlos regularmente. 

Si comienza a notar un olor a pescado de un perro, esto podría deberse a varias razones. En este artículo no solo voy a contarte por qué tu cachorro huele a pescado, sino que te daré algunos consejos para solucionar el olor y evitar que vuelva a aparecer.

perro de aspecto preocupado

Razones por las que mi perro huele a pescado

¿Por qué mi perro huele a pescado? ¿Qué es el olor a pescado que sale de mi cachorro?

Reconocer un olor a pescado en tu perro no es raro en absoluto. De hecho, es algo que la mayoría de los dueños de perros experimentan en algún momento. ¡Intenta no preocuparte demasiado si notas un mal olor!

Impactaciones

Las impactaciones son una de las razones más comunes del olor a pescado. Esto sucede cuando el líquido dentro de las glándulas anales no se vacía por completo cuando debería, durante el proceso de defecación. Cada vez que tu perro defeca, libera este líquido. Pero a veces este líquido puede no vaciarse por completo. 

Con el tiempo, el líquido comienza a secarse y esto provoca la impactación. Los sacos se sentirán mucho más difíciles de tocar y tu perro puede sentir algo de dolor si tratas de tocarlos.

Esto puede suceder por varias razones. Si su perro tiene diarrea o heces blandas, es posible que no haya suficiente presión para que las glándulas liberen el líquido. Además, si su perro tiene anomalías en sus glándulas, no liberará líquido correctamente.

Una causa más común de esto es la obesidad en su perro. Si su perro continúa teniendo problemas de las glándulas anales y su perro tiene sobrepeso, debe buscar una dieta alternativa no solo para ayudar a los problemas del saco anal de su perro, sino también para ayudar a su salud en general.

Si las impactaciones no se tratan, pueden comenzar a formar abscesos, lo que lleva a un problema mucho más grave. 

pug gruñón

Infección y Abscesos

Estas impactaciones, como se mencionó anteriormente, pueden convertirse en abscesos si no se tratan. También pueden infectarse, que suele ser el proceso entre una impactación del saco anal que se convierte en un absceso. 

Un signo de infecciones y abscesos será un saco anal descolorido que se ha hinchado. Si no se tratan, los abscesos pueden romperse, causando mucho más dolor a su perro y pueden volverse aún más difíciles y complicados de tratar.

Sacos anales

Lo crea o no, esto no tiene absolutamente nada que ver con lo que su perro ha comido o con lo que su perro ha rodado. La razón principal por la que su perro emitirá un olor a pescado se debe a sus glándulas anales, a veces conocidas como sacos anales.

¿Qué son los sacos anales?

Sacos anales son las pequeñas glándulas sudoríparas que se encuentran a cada lado del ano de su perro. Liberan una secreción cada vez que tu perro va al baño y funcionan como un marcador de olor. Sin embargo, mientras liberan esta secreción, también liberan el desagradable olor a pescado. 

Esta es la razón principal por la que los perros suelen estar muy interesados en la caca de los demás. ¡Emite información química sobre cualquier perro que haya dejado las heces, lo que también demuestra por qué los perros a menudo se saludan entre sí yendo directamente a olfatear el trasero! 

Si bien estos sacos anales generalmente solo liberan este olor cuando su perro hace caca, hay una serie de razones por las cuales el olor puede estar más presente de lo que suele ser o de lo que debería ser.

Enfermedad del saco anal

A pesar de la terminología seria, enfermedad del saco anal es un término general que se usa para casi cualquier problema que su perro pueda tener con sus glándulas anales. Los problemas del saco anal son más comunes entre los perros pequeños que tienen sobrepeso. 

La enfermedad del saco anal cubre una serie de problemas, todos los cuales liberarán este olor a pescado maloliente.

Tumores del saco anal

Si bien estos son muy poco comunes, si su perro los encuentra, pueden ser muy graves. 

Los tumores del saco anal limitan la capacidad de su perro para usar sus glándulas anales de manera eficiente. Estos luego crecerán y pueden volverse cancerosos y luego metástasis a otras partes del cuerpo.

Si bien este es el peor de los casos, no es algo que deba descartarse y destaca la importancia de abordar cualquier signo de enfermedad del saco anal lo antes posible. 

Los tumores del saco anal se identificarán mediante una biopsia y una ecografía, y es probable que su perro deba someterse a una cirugía para extirpar el tumor y, en ocasiones, también será necesario extirpar las glándulas. 

perro en el lago

Signos de la enfermedad del saco anal

Para evitar que suceda algo de lo anterior, es útil saber cómo identificar cualquier problema potencial con los sacos anales de su perro. Si bien el olor a pescado es uno de los primeros signos, hay otros síntomas a tener en cuenta:

  • Arrastrando su trasero por el suelo
  • Mordiendo o lamiendo debajo de su cola
  • Dificultad para defecar
  • Vocalización al defecar
  • Un bulto duro cerca del recto
  • Signos de sangre de pus en sus heces.

Si nota alguno de estos, incluido un olor a pescado, es importante que haga una cita para ver al veterinario lo antes posible. Abordar el problema desde el principio puede evitar que se convierta en algo demasiado serio y también puede liberar a su perro de una gran cantidad de dolor potencial.

Perros vulnerables a la enfermedad del saco anal 

Como se mencionó, algunos perros son particularmente parciales a desarrollar problemas con sus glándulas anales. Es más probable que su perro sea propenso a la enfermedad del saco anal si se encuentra en alguno de los siguientes:

Si su perro entra en alguna de las categorías anteriores, es útil vigilar especialmente a su mascota. Sin embargo, la enfermedad del saco anal no solo se limita a lo anterior, por lo que es algo que todos los dueños de perros deben tener en cuenta. 

Cómo tratar la enfermedad del saco anal

Entonces, si se ha dado cuenta de que su perro huele a pescado y tiene una enfermedad del saco anal, ¿qué hace a continuación? En la mayoría de los casos, lo mejor es llamar al veterinario para que lo diagnostique y resuelva un profesional.

Esto generalmente consistirá en que el veterinario vacíe manualmente las glándulas anales de su perro. Algunos propietarios se familiarizan tanto con el proceso que aprenden a hacerlo ellos mismos o el veterinario les muestra cómo pueden hacerlo antes de que este drenaje sea un pequeño problema. 

También es probable que el veterinario le recomiende que ponga a su perro en una dieta alta en fibra para fomentar la expresión natural. 

En algunos casos, el problema puede haber ido más allá, pero es mejor ver a un veterinario y dejar que decida cuál es el mejor curso de acción a seguir. Este puede ser un pequeño tratamiento para vaciar los sacos, pero podría llegar tan lejos como para que su perro necesite cirugía para extirpar el saco por completo. Esto es común si se trata de un problema recurrente. 

Consejos para prevenir la enfermedad del saco anal

Hay una serie de cosas que puede hacer para tratar de prevenir el desarrollo de la enfermedad del saco anal en su perro. La mayoría de ellos son pasos simples y fáciles:

  • Alimenta a tu perro con una dieta adecuada con suficiente fibra
  • Ejercita a tu perro regularmente 
  • Anime a su perro a beber mucha agua fresca
  • Examine regularmente las heces de su perro en busca de sangre o pus.
  • Examine el ano de su perro desde el principio si nota algún olor a pescado

¿Por qué mi perro huele a pescado? Resumen final

Si bien los perros pueden oler bastante, reconocer un olor a pescado es algo que no debe ignorarse. Un olor a pescado de su perro es una gran indicación de que algo anda mal con sus glándulas anales.

Identificar este olor desde el principio generalmente hace que sea mucho más fácil diagnosticar y tratar cualquier problema del saco anal. Si no se trata, esto puede convertirse en algo más serio.

Inspeccione regularmente a su perro y sus heces. Mantenga a su perro con una dieta alta en fibra y anímelo a beber mucha agua.

Si reconoce un mal olor, hágalo revisar lo antes posible y, con suerte, su amigo peludo volverá a estar bien, saludable y con un olor fresco antes de que se dé cuenta.

eres tu las orejas del perro huelen mal? Lea más en nuestra publicación de blog al respecto!