¿Por qué los perros matan a los gatos?

A lo largo del tiempo, se ha dicho que los perros y los gatos son enemigos naturales. Sin embargo, eso no siempre es cierto. De hecho, puede ver situaciones todos los días en las que perros y gatos se llevan bien entre sí. Desafortunadamente, pueden ocurrir incidentes en los que un perro ataca a un gato y el resultado es que el gato muere. Cuando esto ocurre, es posible que se pregunte por qué los perros matan a los gatos y qué se puede hacer para evitar que esto vuelva a suceder. En lugar de ver a su perro como un monstruo que busca volver a matar, quizás sea mejor consultar a su veterinario para obtener una opinión profesional sobre por qué los perros atacan a los gatos y cómo detener ese comportamiento.

¿Por qué los perros matan a los gatos?

En cuanto a por qué los perros atacan y, a veces, matan a los gatos, las razones pueden ser tan diversas como los propios perros y gatos. Por ejemplo, a veces un perro puede estar protegiendo algo como su comida, su juguete favorito o una manta donde duerme. Si el gato se acerca demasiado, el perro puede percibir una amenaza y un ataque, provocando una herida mortal.

En otras situaciones, lo que pudo haber comenzado como un momento de juego entre su perro y un gato puede volverse fatal. Dado que el perro es casi siempre más grande que el gato, una sesión de juego demasiado agresiva puede llevar a cometer un error fatal. Si tiene un hogar con varios perros donde un perro comienza a jugar con el gato y otros perros se unen, es posible que se establezca una "mentalidad de manada" con los perros, lo que provocará un comportamiento más peligroso y la matanza accidental de un gato.

Si lo que sucedió fue muy inusual para su perro, es posible que desee que se someta a un examen físico por parte de su veterinario. Al hacerlo, se puede descubrir un problema médico que podría explicar el comportamiento.

¿Los perros atacan naturalmente a los gatos?

¿Por qué los perros matan a los gatos? Caminatas y bigotes

De alguna manera, la respuesta a esta pregunta es sí y no. Al igual que los humanos, los perros y los gatos tienen personalidades diferentes. Para algunos perros, atacar a un gato o cualquier otra cosa es casi imposible debido a su personalidad. Sin embargo, no importa qué tipo de perro pueda tener, no obstante, poseen algunos instintos depredadores que se remontan a la antigüedad, cuando los perros tenían que buscar su comida en lugar de simplemente esperar a que su dueño llenara su plato con croquetas. o abra una lata de comida húmeda.

En el corazón de este impulso depredador se encuentra lo que los científicos denominan patrón de acción fijo. En esencia, esto combina la genética, la historia, la motivación y otros factores de un perro para desencadenar una respuesta depredadora cuando se detectan ciertos movimientos de presas potenciales. Específicamente, el patrón implica una serie de pasos que incluyen ver, acechar, perseguir, agarrar, morder, diseccionar y consumir. Si bien los perros generalmente no matan a un gato con la intención de comérselo, la idea general sigue presente.

Si ocurre tal incidente, esto no significa que el perro atacó al gato porque estaba hambriento o simplemente tenía un deseo enfermizo de matar algo. Más bien, es instintivo y no con intención asesina. Como seres humanos, a menudo somos culpables de la transferencia, lo que significa que transferimos nuestras propias emociones y pensamientos a los animales, asumiendo que están pensando como lo haríamos nosotros en una situación particular. Sin embargo, debes recordar que el cerebro de un perro no es tan complejo como el de un humano, lo que significa que rara vez matan a un gato por pura rabia.

¿Qué debe hacer si un perro ataca a su gato?

Ahora que sabe más sobre por qué los perros atacan a los gatos, la buena noticia es que hay muchas cosas que puede hacer si ocurre un ataque. Uno de los más importantes es gestionar el medio ambiente, es decir, tomar medidas para garantizar que esto nunca vuelva a suceder. Por ejemplo, si un perro atacó a su gato debido a que su gato entró en el jardín de un vecino, tome medidas para mantener a su gato adentro o en un área segura dentro de su jardín.

Además, si conoce al dueño del perro, debe notificarle lo que sucedió. Con suerte, expresarán remordimiento y aceptarán la responsabilidad por las acciones de su perro, y tal vez se ofrezcan a pagar el entierro o la cremación del gato. Si el perro en cuestión le pertenece y en su hogar hay otros gatos, querrá asegurarse de que estén protegidos manteniéndolos a ellos y a su perro en áreas separadas de su hogar, o tal vez buscándoles un nuevo hogar.

Finalmente, recuerde que aunque un perro tenga instintos depredadores naturales, esto no significa que su comportamiento no pueda ser modificado. Al hablar con su veterinario y tal vez trabajar con un especialista en comportamiento animal, a menudo es posible cambiar el comportamiento de un perro para evitar acciones indeseables.

¿Cómo evito que mi perro ataque a mi gato?

¿Por qué los perros matan a los gatos? Caminatas y bigotes

Si desea evitar que su perro ataque a su gato, hay varias cosas que puede hacer en casa que pueden resultar en un resultado mucho más favorable para Fido y Fluffy. Para empezar, intente presentar al perro y al gato cuando el perro sea lo más joven posible. Generalmente, los cachorros de menos de 12 semanas son más propicios para aceptar gatos como miembros de su familia.

Además, dele a su perro la oportunidad de hacer tanto ejercicio como sea posible. Ya sea que esté corriendo en su jardín o llevándolos a caminar, es mucho menos probable que un perro cansado esté interesado en perseguir a un gato. Además, no olvide el poder del refuerzo positivo. Por ejemplo, si tiene una barrera, como una puerta para bebés, entre su perro y su gato cuando los presenta por primera vez, dele a su perro algunas golosinas y palabras amables en el camino. Una vez que comienzan a asociar al gato con resultados positivos, como la alimentación, esto puede funcionar de maravilla.

Si bien puede ser algo tan simple como que su perro se sienta agravado por un alergia a las pulgas que pueden haber contribuido a que atacaran a un gato, otros factores también pueden estar en juego. Pero en lugar de asumir que no hay esperanza para su perro y regalarlos o incluso sacrificarlos, tenga en cuenta que no tiene por qué terminar de esta manera. Al trabajar con su veterinario y otros, su perro puede convertirse en el mejor amigo de un gato.